CÓMO ANALIZAR UN TEXTO DRAMÁTICO

El proceso que debe realizar un actor o una actriz desde que recibe un texto hasta que pone en pie al personaje es una de las cuestiones que más dudas genera.

¿Qué tengo que hacer cuando recibo el texto?
¿Lo memorizo y pruebo a decirlo de distintas formas?
¿Cómo consigo estar conectado con el personaje todo el tiempo?

¿Qué puedo hacer para que mis palabras no suenen «falsas» y «mecánicas»?

Si como actores queremos que las palabras broten de nuestro cuerpo, mente y alma de forma espontánea; deberemos rechazar, automáticamente, el «aprender nuestro texto» y «escupir las frases» que hemos memorizado mecánicamente proyectadas con entonaciones premeditadas y estudiadas.

No se trata de estudiar unas líneas del guion y soltarlas, se trata de saber qué le pasa a nuestro personaje, qué quiere conseguir y qué conflicto tiene. Sin conflicto no hay historia, no hay nada que contar, por tanto, hay que descubrir qué conflicto tenemos en escena y analizar qué estrategias va desarrollando nuestro personaje hasta solucionarlo.

Todas las frases que pronunciamos en escena se dicen por algo, no son palabras vacías. Toda frase existe por un motivo concreto y eso es lo que hay que analizar en un guion, frase por frase, para descubrir qué emociones y qué intenciones hay ocultas tras las palabras.

¿EN QUÉ CONSISTE UN ANÁLISIS DE TEXTO EN EL MUNDO DE LA INTERPRETACIÓN?

Cuando un actor habla en escena, las palabras son el resultado de un proceso interior como consecuencia de una provocación exterior o de un pensamiento. Ese pensamiento o esa provocación crea un SENTIMIENTO, que lleva a un IMPULSO y finalmente a la PALABRA.

ESTÍMULO -> REACCIÓN (pensamiento y sentimiento) -> IMPULSO -> PALABRA

Y el análisis del texto dramático consiste exactamente en eso, en averiguar qué hay detrás de cada palabra, que intención ocultan, qué implicación tienen tanto para tu personaje como para el resto.

Desengranar los datos esenciales que hay en el texto para construir el pasado del personaje, tanto el pasado anterior como el reciente (circunstancias previas), descubrir de dónde viene, qué le pasa y qué quiere en esa escena concreta, para qué dice cada frase y qué le pasa con lo que va diciendo o haciendo el otro personaje.

EL TEXTO DEL GUION ACTORAL

Es esencial leer, releer y analizar el guion para llegar a adquirir una buena comprensión de la historia en todos sus detalles. La información necesaria que necesitamos para ponernos en la piel del personaje la encontraremos siempre en el texto. Aprender a investigar los pilares que sostienen a tu personaje en la obra o guion es una parte imprescindible de tu trabajo. El análisis y comprensión del personaje es muy importante.

LEER- EXAMINAR- ENTENDER- LEER ENTRE LÍNEAS

En un guion no sólo hay que estudiar lo que dice tu personaje, sino también estudiar con atención lo que dicen el resto de personajes de ti para aprender sobre ti mismo (personaje). No se trata de solamente estudiar las palabras que se pronuncian sino las implicaciones de esas palabras.

¿Por qué dices lo que dices en cada momento?
¿Para qué lo dices?
¿Qué te pasa con lo que haces o dices, o con lo que hace o dice otro personaje?
¿Qué le va pasando interiormente y provocando al personaje desde que empieza hasta que termina?

Aprender a descifrar la secuencia de pensamientos (línea de pensamiento) que realiza tu personaje desde que recibe un estímulo hasta que pronuncia su siguiente frase y analizar, además, lo que hay escondido detrás de las palabras (el subtexto), el trasfondo de la escena, es esencial para hacerte llegar a una completa comprensión del personaje y lo que te llevará a una interpretación más real, con mayor verdad.

LA LÍNEA DE PENSAMIENTO DURANTE LA ACTUACIÓN

Todo lo que dices en escena repercute en la otra persona, en el otro personaje, lo dices para provocarle algo. Y todo lo que dice o hace la otra persona, el otro personaje te afecta a ti de una determinada manera.
Es un juego de ACCIÓN-REACCIÓN continuo.
En cine y televisión debido a lo cerca que tenemos la cámara, el pensamiento se convierte en una parte fundamental de la interpretación, ya que el espectador será capaz de leer ese pensamiento, entender lo que opina el personaje y qué significa para él cada una de las cosas que le ocurren. Por tanto, el público espectador necesita ver lo que piensas, lo que significa para ti cada una de las cosas que hace o dice el otro personaje. Se tiene que ver tu ESCUCHA.

¿Qué significa para ti la frase o reacción del otro?
¿Qué piensas de cada palabra o reacción suya?
¿Qué te provoca lo que te dice o sus reacciones físicas?

Todo esto que debe ir pasando por tu cabeza, es lo que se conoce como la LÍNEA DE PENSAMIENTO. Si de verdad estás pensando y sintiendo cada cosa, el espectador también lo verá.
Como actor y actriz recibirás siempre el texto que debes decir, pero en ningún sitio aparecerá lo que debes pensar, este será trabajo tuyo: describir la secuencia de pensamientos que realiza tu personaje desde el estímulo hasta la siguiente frase

¿QUÉ ES EL SUBTEXTO?

Lo que llamamos SUBTEXTO en un guion o texto dramático, es ese espacio que hay entre las palabras. Lo que pasa entre palabra y palabra, lo que no se dice.
Una frase puede tener mil maneras distintas y válidas de decirse. Todo depende del qué, por qué, a quién, dónde y para qué lo dices, de tu situación emocional, de la de los demás…etc. Por ello, el subtexto determina y descubre diferentes interpretaciones, completamente distintas, de un mismo texto. Hay que estudiar, por tanto:

Lo que se dice.
Lo que se está tratando de decir.
Lo que no se dice.

Y para ello hay que escuchar con los cinco sentidos, tener la mente abierta y estar en alerta ante las reacciones del compañero.

LA TENSIÓN DRAMÁTICA DE LA ESCENA

En cine y televisión hay que mantener siempre una TENSIÓN DRAMÁTICA. Según la línea interna de pensamiento y el subtexto en escena siempre pueden ocurrir dos cosas, dos opciones, dos formas de concluir el problema. Lo interesante es no saber cómo va a acabar y para ello es imprescindible no ANTICIPAR, hay que pensar en el momento presente según va sucediendo la escena. Si sé lo que me va a decir mi compañero y lo anticipo no hay juego, no hay sorpresa.

ANÁLISIS DE TEXTO O GUIÓN
×